domingo, 24 de mayo de 2015

EE UU e Israel pugnan por vender drones a Defensa de España por 300 millones.


Estados Unidos e Israel pugnan por hacerse con el primer gran contrato de drones de las Fuerzas Armadas españolas: el MALE (Media Altiud Largo Alcance, por sus siglas en inglés) del Ejército del Aire. El Ministerio de Defensa tiene ya sobre la mesa las ofertas del MQ-9 Reaper de General Atomics, aliado con la firma española Sener, y el Heron TP de Israel Aircraft Industries (IAI), con Indra como socio nacional, por un importe de casi 300 millones. 

Las Fuerzas Armadas españolas cuentan ya con algunos drones o UAV (vehículos no tripulados) de vigilancia como los Searcher o Raven, utilizados por el Ejército de Tierra en Afganistán o los ScanEagle, embarcados en buques de la Armada en el Índico, pero se trata de aviones pequeños (en algún caso no mayores que un aparato de aeromodelismo) limitados a misiones de reconocimiento táctico. El MALE, por el contrario, es un sistema de vigilancia estratégica capaz de volar durante más de 24 horas a unos 9.000 metros de altura, que pesa varias toneladas y despega y aterriza en pista como un avión convencional. El Ministerio de Defensa lo ha identificado como una de sus máximas prioridades y espera tenerlo operativo en 2017. Para que ello sea posible, el Gobierno prevé adjudicarlo este verano o, en todo caso, antes de las elecciones generales. Se trata de adquirir cuatro aviones, con dos estaciones terrestres de control (una fija y otra portatil) y los equipos asociados. 

Al tratarse de un programa de adquisición, la participación de la industria española será muy limitada, pero tanto General Atomics como IAI han buscado socios nacionales: Sener e Indra, respectivamente. La ventaja del Heron, que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, pudo ver en acción durante su visita a la base de Tel Nof (Israel), en diciembre pasado, es que ofrece una mayor transferencia de tecnología y un mayor acceso a las tripas del sistema, según los expertos consultados. El Reaper también denominado Predator B es el preferido por las Fuerzas Armadas, ya que lo han adquirido Reino Unido, Francia, Italia y Holanda, y ello facilita tanto el adiestramiento de los pilotos, como la posibilidad de compartir procedimientos o actuar conjuntamente en operaciones. Defensa ha excluido al Global Hawk de la estadounidense Northrop Grumman, con el argumento de que sus prestaciones exceden con mucho las necesidades del Ejército del Aire. 


El programa se concibe, en realidad, como un puente que cubra la transición hasta que exista un dron europeo, en el horizonte de 2020-25. Tras varios intentos fallidos, los ministros de Defensa de Alemania, Francia e Italia lanzaron el pasado 18 de mayo en Bruselas los estudios técnicos para el desarrollo del European MALE, capaz de abrirse un hueco en un mercado copado hasta ahora por estadounidenses e israelíes. Solo el coste de desarollo del prototipo, en los próximos dos años, se estima en 60 millones de euros. España no está en el nucleo inicial del proyecto , pero los tres países fundadores han abierto la puerta a incorporar nuevos socios; con especial mención a España y Polonia. Según los expertos, la compra del Reaper o el Heron que podría ser de segunda mano, para ahorrar costes debería capacitar a la industria española para subirse al European MALE. Aunque tanto el estadounidense como el israelí pueden equiparse con misiles, fuentes militares aseguran que todas sus armas serán radares y sensores. (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Navantia, preparada para liderar la construcción de nuevos destructores australianos.


La empresa española Navantia quiere liderar el programa de defensa australiano para la construcción de tres buques antiaéreos basados en diseños españoles, ante los retrasos del proyecto. Así lo ha asegurado el director de la compañía en Australia, Francisco Barón, que asistió a la botadura con un año de retraso del primero de los destructores, el HMAS Hobart, en la ciudad australiana de Adelaida, en el sur del país. El Gobierno australiano tiene previsto licitar la gestión del programa de construcción de los destructores antiaéreos AWD, que actualmente está en manos de la alianza conformada por la Organización de Material de Defensa de Australia (DMO), la estatal ASC (Corporación Australiana de Submarinos) y Raytheon Australia. Una auditoría reveló demoras y la necesidad de una inyección adicional de unos 1.200 millones de dólares locales (948,5 millones de dólares estadounidenses o 853 millones de euros) para terminar el proyecto, informaron esta semana los medios locales. 

El presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, y funcionarios del país oceánico estuvieron presentes en la botadura del HMAS Hobart. Las dos naves restantes llevan un retraso de más de treinta meses, según la auditoría citada por los medios. Navantia, quien compite con la multinacional británica BAE Systems en el liderazgo del proyecto, aspira a "adquirir un papel con responsabilidad", lo que "va asociada a la autoridad para poder controlar y manejar la parte de construcción del buque", dijo Francisco Barón durante la ceremonia en Adelaida. "Nosotros pensamos que es el papel en el que mejor podemos encajar, que es integrarnos en el equipo de la alianza para gestionar el programa de una manera más eficaz de lo que ahora se está haciendo", indicó el ejecutivo español. 

Barón consideró que Navantia debería asumir el liderazgo de la gestión debido a "que hay un reconocimiento general a la labor de Navantia y el papel importante que tiene y por otro, está la necesidad de reestructurar un poco el programa, y de hecho en eso el Gobierno se está enfocando". "Navantia va a ser posiblemente uno de los principales protagonistas para ayudar al programa", aseveró. Hasta el momento Navantia "ha aportado el diseño, toda la documentación técnica, la asistencia técnica y el soporte para que este astillero, aquí en Australia, sea capaz de construir el barco", precisó el ejecutivo, tras agregar que además tiene en Australia a un equipo de la empresa trabajando con la alianza. El director de Navantia admitió que el programa de los AWD ha afrontado problemas, pero consideró que éstos son "lógicos si tenemos en cuenta que se está construyendo una capacidad industrial a la vez que se está haciendo el programa". 

Pero ahora en el proceso en que se decidirá la gestión, Navantia quiere el liderazgo del proyecto porque "Australia es un mercado importante para nosotros" porque "supone muchas oportunidades en estos momentos", señaló. Navantia informó en octubre del año pasado que había firmado con la Organización de Material de Defensa de Australia un contrato para la realización del análisis del diseño de los dos futuros buques logísticos para la Armada australiana y que se enmarca en el programa SEA1654. La empresa española está además a punto de presentar una oferta para dos buques logísticos y tiene un programa de fragatas en el futuro. Según Barón, la posible introducción de la compañía en la gestión naval en Australia es "muy importante para los intereses de Navantia, de la industria y de España". (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

EE.UU. apuesta por un radar antimisiles de mil millones en Alaska "contra Irán y Corea del Norte".

Alaska

El Departamento de Defensa de EE.UU. anuncia que Alaska es su lugar escogido para desplegar un nuevo radar de largo alcance indispensable para permitir que los sistemas de defensa de misiles mejoren su capacidad de interceptar amenazas potenciales enemigas, como las de Irán o Corea del Norte. El Pentágono asegura que el nuevo radar de discriminación de largo alcance (LRDR, por sus siglas en inglés) iniciará operaciones defensivas en 2020 y aumentará la capacidad de los interceptores terrestres en Alaska y California. La Estación de la Fuerza Aérea Clear, una estación de radares del Comando Espacial de la Fuerza Aérea en el centro de Alaska, ha sido elegida como el lugar óptimo para desplegar el radar. 

"El nuevo LRDR servirá como sensor de medio curso para mejorar la capacidad de discriminación de blancos para nuestro Sistema de Defensa de Misiles Balísticos (BMDS) con vistas a abordar mejor las contramedidas potenciales y aumentar la capacidad del inventario de defensa de medio término basado en tierra de interceptores en Alaska y California", afirmó el Pentágono en un comunicado. La Agencia de Defensa de Misiles trabaja en estos momentos en el diseño y desarrollo del radar, evaluando las propuestas de la industria "para cumplir con el rendimiento técnico necesario para contrarrestar la amenaza emergente y apoyar las futuras necesidades de arquitectura del BMDS". Los principales contratistas de defensa estadounidenses, como Raytheon (el mayor productor mundial de misiles guiados), Northrop Grumman (quinto mayor contratista de defensa del mundo) y el gigante aeroespacial Lockheed Martin compiten para construir el nuevo radar, el cual, de acuerdo con Reuters, se espera que cueste poco menos de mil millones de dólares. 

La Agencia de Defensa de Misiles abrió la licitación el pasado mes de enero y se espera que adjudique el contrato a finales de septiembre. Según el director de la Agencia de Defensa de Misiles, James Syring, el nuevo radar será crucial en la lucha contra las crecientes capacidades de Corea del Norte e Irán. "El LRDR es crucial para enfrentar lo que yo veo como el paso a seguir de la amenaza de Corea del Norte en un futuro próximo, con la capacidad de llegar a ser más complejo, requiriendo más interceptores", aseveró Syrung, en declaraciones recogidas en marzo por Alaska Public Media. A principios de esta semana, el almirante James Winnefeld Jr, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., señaló que "nuestra preocupación más inmediata, por supuesto, es Corea del Norte, ya que están más cerca en términos de capacidad, seguidos de Irán". (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook                              

Fuertes recortes en materia de inversiones para Defensa en Brasil.


La dureza de los recortes podría afectar a diversos programas en curso. El importe asignado al Ministerio de Defensa para la gestión de las inversiones en el Programa Nacional de Defensa es inferior en más de un 50% de lo que fue efectivamente destinado para estos fines hasta abril de 2014. El año pasado, cerca de 1,6 mil millones de dólares ya habían sido aplicados en las iniciativas del programa. El Sistema de Control del Espacio Aéreo Brasileño (SISCEAB), por ejemplo, recibió en abril sólo el 2% (12 millones) del monto autorizado para la iniciativa en el presupuesto - casi 600 millones de dólares. El resto de los fondos transferidos al SISCEAB (99 millones) es la descarga contable de los gastos de años anteriores. Preocupa el tema en tal sentido de cara a la actual problemática en materia de seguridad en lo que hace a aviación general y deportiva, con accidentes o incidentes semanales. 

Otra de las iniciativas, antes prioritaria y cuyas transferencias de fondos están prácticamente estancadas, es la que prevé la instalación definitiva del astillero y base naval para la construcción y mantenimiento de submarinos convencionales y nucleares en Itaguaí. De los 450 millones de dólares autorizados por la Ley de Presupuestos para ello, sólo el 8% se desembolsó hasta abril. El valor incluye los compromisos pendientes de pago. El año pasado, 220 millones ya se habían invertido en la iniciativa para el mismo período. Los planes para la adquisición y desarrollo del avión reabastecedor y carguero Embraer KC-390 también se han visto gravemente afectados. El programa recibió sólo un 7% de los 550 millones de dólares autorizados originalmente, frente al 17% de ejecución en el presupuesto del año pasado. No resultaría extraño en este contexto, si una alternativa civil carguera de vuelta se debiera volver a considerar, tal como se negoció en 2007 con el proyecto entonces aún en el papel, con la Empresa Brasileña de Correos y Telégrafos (ECT) o clientes similares. 

Los 350 millones autorizados en el presupuesto 2015 para la compra de 36 aviones de combate Gripen con armamento, simuladores de vuelo y otros servicios de integración de sistemas, mayoritariamente realizados en Brasil, ni siquiera están comprometidos para un pago posterior. El programa de helicópteros Caracal para las tres Fuerzas Armadas también fue ralentizado, al menos durante dos años, para poder culminar entregas ya programadas. El dispositivo de control fronterizo SISFRON con el que ya ya ha comenzado un tramo en la frontera occidental de Brasil debe proceder con velocidad mucho menor, así como el lanzamiento del programa para suplantar los entrenadores "Universal T-25", de la Fuerza Aérea, por los Novaer SAVIS o similares, mientras que, durante LAAD, desde el propio Ministerio de Defensa se reconocía la ralentización del programa naval PROSUPER, para obtención de medios de superficie (fundamentalmente fragatas y buques logísticos). (Jesús.R.G.)


Puedes seguir todas mis noticias a traves de mis paginas Twitter y Facebook