sábado, 9 de julio de 2011

Departamento de Defensa dispuestos a comprar cuando los precios caen los biocombustibles.


El Pentágono ha señalado a la industria que, tan pronto como el precio de los biocombustibles gotas, los servicios militares de EE.UU. estarán ansiosos de comprar, de acuerdo con funcionarios de la defensa.
 
"Estamos listos y dispuestos a utilizar este combustible", dijo Terry Yonkers, la Fuerza Aérea de secretario adjunto de instalaciones, medio ambiente y logística, 7 de julio en un discurso en el Pew Charitable Trusts, en Washington.
De acuerdo a Yonkers, el 98 por ciento de la flota de la Fuerza Aérea está certificado para volar en el combustible mezclado.
"Si lo van a producir, vamos a comprar", dijo.
 
Pero hasta el momento, los biocombustibles no son asequibles.
En la actualidad, los biocarburantes cuestan entre $ 40 a $ 50 el galón, de acuerdo con Jackalyne Pfannenstiel, secretario de la Marina de Guerra de la energía, las instalaciones y el medio ambiente. Como los combustibles alternativos se encuentran todavía en las etapas de investigación y desarrollo, pero cuando la industria con el tiempo comienza la producción en masa, los costos deben bajar, dijo.
 
Mientras que el Pentágono está ansioso por empezar a utilizar los nuevos combustibles, las fuerzas armadas por sí solas no proporcionan suficiente demanda como para crear una industria, dijo Sharon Burke, secretario adjunto de Defensa para los planes de energía y programas operativos.
 
El servicio militar puede impulsar la innovación de la energía, pero el Departamento de Defensa sólo representa el 2 por ciento de los EE.UU. el uso del petróleo y por lo tanto no se puede desarrollar una industria por sí sola, le dijo a la audiencia en el caso de Pew.
 
El Departamento de Defensa está buscando diversificar sus fuentes de energía, en parte debido a la volatilidad de los precios del combustible para aviones convencionales, plantea graves problemas de presupuesto. Esto conduce a enormes costos programados, Yonkers, dijo.
 
En la solicitud más reciente reprogramación envió al Capitolio, el Pentágono pidió unos $ 517 millones sólo para cubrir el aumento del precio del combustible. Según el documento, el precio del barril pasó de $ 127.26 a $ 165.90 el 1 de junio.
 
El año pasado, la Fuerza Aérea gastó 8 millones de dólares en energía, con $ 7 mil millones de ese combustible en, Yonkers, dijo. Los restantes US $ 1,1 mil millones se destinaron a las necesidades de energía en instalaciones militares. La Fuerza Aérea consume 2.5 millones de galones de combustible al año, lo que equivale a un 54 por ciento del consumo de energía del Departamento de Defensa.
 
El año pasado, el Pentágono gastó $ 15 mil millones en energía, 75 por ciento de los que estaba en funcionamiento, dijo Burke. Se trata de una enorme cantidad de energía que tienen para moverse por el campo de batalla en Irak y Afganistán, y crea las líneas de suministro que son vulnerables a los ataques, dijo Burke. En Afganistán, Estados Unidos utiliza 20 millones a 50 millones de galones de combustible al mes, según Burke.
 
El ex senador republicano John Warner, quien también habló en el evento de Pew, regañó al Congreso por no hacer más en el tema del cambio climático, y elogió el Departamento de Defensa para avanzar mucho más rápidamente. Alentó al Congreso a apoyar los esfuerzos del Pentágono. Cuando sirvió en el Senado, Warner ayudó a crear la posición que hoy ocupa Burke.

http://www.defensenews.com/ 

Irán declara que realizó pruebas de misiles en el océano Índico a comienzos de 2011.



Irán declaró este sábado que a comienzos del año en curso había realizado pruebas de dos misiles de “largo alcance” en el océano Índico, comunicó Reuters.

“Durante el mes de Bahman (del 21 de enero al 19 de febrero) fueron lanzados dos misiles con alcance de 1.900 kilómetros desde la provincia de Semnán (norte de Irán) hacia la parte central del océano Índico”, cita la agencia al comandante de una unidad elitista de las tropas aerospaciales del país, Amir Ali Hajizadeh.

Fue la primera vez que las fuerzas iraníes probaron tales misiles en el océano Índico, dijo Hajizadeh, sin concretar el tipo de misiles. Hizo su declaración en una rueda de prensa transmitida por la televisión nacional de Irán.
A finales de junio pasado, Irán lanzó nueve misiles Zelzal, dos Shahab-1, dos Shahab-2 y uno Shahab-3. Tras eso el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, afirmó que Irán había realizado también unas pruebas secretas de misiles balísticos y de rampas de lanzamiento, violando la respectiva resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán refutó esa acusación.

 

Estados Unidos debe evitar entrar en conflicto militar con China.

 
Los Estados Unidos de América deben evitar entrar en guerra con China, pues cualquier tipo de conflicto militar sería catastrófico para ambos países y la economía mundial en su conjunto, dijo Matthew Harper, capitán de corbeta de la Marina estadounidense, en la última edición de la revista Proceedings del Instituto Naval de los Estados Unidos.

Según Harper, a medida que el crecimiento del poderío chino gana la atención del mundo, más tiempo, energía y dinero serán empleados para preguntarse cómo los Estados Unidos contrarrestarán la creciente capacidad militar china. Sin embargo, advirtió que el temor acerca de la percepción de las intenciones militares chinas es “tanto exagerado como improductivo para los Estados Unidos y sus fuerzas armadas” y “concentrarse sólo en la capacidad militar china empaña el desafío crítico de evitar un conflicto sino-americano de resultados catastróficos”.

La gran dependencia de los Estados Unidos en cuanto a China significa que un conflicto armado tendría efectos nefastos, observó Harper. Como pocas personas tienen un entendimiento cabal de la magnitud de esa dependencia, Harper citó una lista elaborada por James Fallows, la cual da una cuenta parcial de lo que China produce. Desde computadoras, equipos de telecomunicaciones, aparatos médicos, hasta mercancías deportivas y aparatos de gimnasia, todo lo que puedas imaginar tiene la etiqueta “Hecho en China”.

De hecho, cualquier anuncio de actividades militares desencadenaría una espiral descendente en los mercados de valores de todo el mundo, dijo Harper. Tanto Apple como Walmart verían desplomarse los precios de sus acciones. Debido a que aproximadamente un 50% de la población de Estados Unidos posee acciones, la caída de las bolsas haría recordar a los estadounidenses cuánto está su bienestar financiero conectado con China.

Mientras tanto, el impacto en la economía global sería instantáneo, advirtió Harper. Apple, junto con otras compañías tecnológicas que dependen de China, se enfrentarían con un desastre y Walmart tampoco saldría bien parado. “Sólo pasarían unos pocos días antes de que los Estados Unidos comenzaran a ver las estanterías vacías en los comercios, y no sólo en Walmart, sino también en otras tiendas y supermercados a lo largo del país. Las empresas que cotizan en el índice de Dow Jones y dependen de las ventas y el crecimiento en China –incluyendo a Alcoa, Caterpillar, General Electric, McDonald’s, y Boeing, para nombrar algunas– registrarían enormes pérdidas. Las compañías orientadas a la tecnología y que cotizan en el NASDAQ perderían aún más valor en sus acciones.”

A medida que China se convierte en un rival militar potencial, señaló Harper, la estrategia estadounidense necesita evolucionar más allá del viejo interrogante “¿cómo contrarrestar?” al problema real, que es “¿cómo evitar cualquier tipo de conflicto militar con China?”(Pueblo en Línea)

China celebra ejercicios militares de gran escala en Tianjin.


El Comando de Guarnición de Tianjin del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China llevó a cabo ejercicios militares de gran escala en esa municipalidad del norte del país el miércoles.

Más de 6.000 miembros de milicias y otros grupos paramilitares fueron movilizados para participar en los simulacros, diseñados para evaluar las capacidades de las fuerzas paramilitares de la ciudad para mantener la estabilidad social y hacer frente a desastres naturales, explicó Dong Zeping, comandante de la guarnición.

Un total de 24 destacamentos de atención de emergencias demostraron sus habilidades durante una serie de ejercicios sobre mitigación de desastres y respuesta a ataques terroristas. Un gran número de helicópteros y barcos también participaron en simulacros de extinción de incendios forestales, y labores de socorro tras terremotos e inundaciones.

Las unidades logísticas también demostraron sus capacidades en el ensamble de tiendas de campaña, la operación de cantinas móviles, y la ejecución de tareas de rescate.

Según un acuerdo firmado entre la guarnición y el gobierno local, vehículos y otros equipos ofrecidos por civiles, como camiones cisterna para el transporte de combustibles, camiones de carga y hospitales móviles, también fueron utilizados durante los ejercicios.